Hidrofacial: El Nuevo Tratamiento Facial

Foto por sofiiashunkina En Envato Elements

La limpieza facial es algo que nos suele llamar mucho la atención. Es importante mantener una buena rutina en casa, pero, de vez en cuando, conviene potenciarla con algunos tratamientos que permitan una mayor penetración de los principios activos para iluminar la piel e hidratarla en profundidad.

La medicina estética sigue innovando para mejorar los procedimientos disponibles, así como sus resultados. Y una de ellas es la Hydrafacial, un método englobado dentro de los tratamientos de microdermoabrasión que aporta muchas novedades.

¿Quieres saber cuáles? ¡Sigue leyendo!

Hidrofacial: limpieza profunda que devuelve la luminosidad a tu piel.

Hidrofacial es una técnica de rejuvenecimiento facial no invasiva. Su principal ventaja es que no requiere de un periodo de recuperación, y sus resultados son inmediatos y visibles tras la sesión.

Su objetivo es realizar una limpieza facial profunda, eliminar células muertas y extraer impurezas. Además, utiliza sueros y esencias para hidratar y tonificar la piel.

Con el tratamiento Hidrofacial se pueden mejorar las líneas de expresión y las arrugas, así como la elasticidad y firmeza de la dermis, así como su textura y tono.

También, es posible mejorar casos de hiperpigmentación y daño solar. Como ves, es un procedimiento muy completo que aporta un cuidado intensivo a nuestro rostro.

Una sesión de Hydrafacial puede durar aproximadamente 30 minutos y consta de un total de tres pasos:

  • Limpieza y exfoliación de la piel: en primer lugar se prepara el rostro desmaquillando tanto el maquillaje como cualquier crema que hayamos aplicado previamente. Luego se realiza el peeling mediante exfoliación tanto física como química. De esta forma, se eliminan las células muertas de la capa más superficial de la piel para iniciar el proceso de regeneración celular.
  • Extracción e hidratación: Durante este paso tiene lugar una de las partes más importantes y que diferencia a este tratamiento de otros: es la extracción de las impurezas de los poros mediante succión. Gracias a la limpieza y exfoliación previa se han preparado los poros para que la suciedad acumulada se pueda eliminar fácilmente. Así, se realiza una limpieza profunda de la piel, garantizando que las sustancias y principios activos que se apliquen a continuación penetren de la mejor manera.
  • Fusión y protección: ahora el foco está en reparar la superficie de la piel gracias a la aplicación de un cóctel de antioxidantes e hidratantes. Con ellos se favorece la jugosidad y la luminosidad mientras se suavizan las líneas de expresión.

El resultado del hidrafacial es inmediato, y además proporciona una sensación calmante y refrescante. Se recomienda para todo tipo de pieles, incluidas las pieles propensas al acné y las que tienen rosácea.

El secreto de este método reside en la máquina utilizada, diseñada exclusivamente para esta técnica, así como en los sérums utilizados para fortalecer la piel en profundidad.

Como consecuencia, la dermis adquiere un aspecto más grueso y voluminoso. Y recuerda: siempre, después de cualquier tratamiento facial, es importante aplicar protección solar y evitar la exposición directa al sol durante las primeras horas.

¿Quieres encontrar un procedimiento facial con el que mejorar y potenciar el estado de tu piel? Consulta a los profesionales de RD Skin Solutions, valoraremos tu caso para recomendarte la mejor solución adaptada a tus necesidades.

Call Now!