El Sol y el Envejecimiento de la Piel

05-15-2020

Crédito foto: Por gpointstudio en Envato Elements.


Comienza el verano y preferimos todas las actividades al aire libre, ropa ligera y terminamos más expuestos al sol sin quererlo. A medida que el cuerpo envejece, la apariencia y las características de la piel se alteran. Las áreas de la piel expuestas a la radiación ultravioleta de la luz solar sufren el mayor daño y se espera que envejezcan más rápido. Ello puede ocurrir a una edad temprana en personas que han pasado mucho tiempo al aire libre y aquellas que a menudo están muy quemadas por el sol, en particular las que tienen la piel clara.


El proceso temido se conoce como el foto-envejecimiento. Se atribuye a una combinación de lesión de longitud de onda corta (UVB) en la epidermis (capas externas de la piel) y longitud de onda larga (UVA) en la dermis (capas medias).


Una vez más, la radiación ultravioleta tiene en gran parte la culpa. Los efectos continuos y profundos de la oxidación, la ionización y los cambios genéticos de los componentes celulares, incluido el ADN (ácido desoxirribonucleico) debilitan el sistema inmunitario de la piel. Por lo tanto, el envejecimiento de la piel es propenso al cáncer de piel.


Las cicatrices causadas por la inflamación repetida debida a quemaduras solares (también acné y otras enfermedades de la piel) aumentan el colágeno dérmico y hacen que la dermis pierda elasticidad. La epidermis se adelgaza para que la piel se seque con facilidad. La piel es más débil de lo normal y se siente seca porque es menos capaz de retener el agua. Los cambios de envejecimiento son particularmente evidentes en la cara donde se pueden notar arrugas y cambios de textura, en una mirada más cercana o en casos graves.


Permanecer bajo el sol sin una protección adecuada causa una actividad excesiva de las células bronceadoras, llamadas melanocitos. En consecuencia, aparecerían manchas feas de pigmentación con pecas marrones, lunares y marcas blancas.


Las masas enredadas de la proteína elastina dañada en la dermis dan lugar a protuberancias espesadas amarillas (elastosis o heliosis). El envejecimiento de la piel también es muy propenso a desarrollar lesiones verrugosas marrones (queratosis seborreicas), manchas de color rojo cereza (angiomas), pequeños vasos sanguíneos dilatados (telangiectasias) y moretones (púrpura senil).


Aunque más comunes en el dorso de las manos, las manchas secas rojas y delicadas o queratosis solares (también conocidas como queratosis actínicas), también se encuentran a menudo en las sienes, el puente de la nariz, las mejillas y el labio superior.


Para remediar, o si solo es para demorar más daño, todavía es mejor proteger completamente la piel dañada por el sol de una mayor exposición al sol. Deben evitarse las actividades al aire libre durante el mediodía, especialmente en verano. Son obligatorios, los filtros solares se deben aplicar diariamente, más a menudo cuando están al aire libre.


Utilice la gama de productos cosméticos para el cuidado del envejecimiento de la piel, desde humectantes y cremas solares hasta cremas con retinoides y alfa-hidroxiácidos. En RD Laser Skin Solutions podemos asesorarlo para elegir los productos específicos para su tipo de piel. La microdermoabrasión, las exfoliaciones químicas y naturales ayudan al rejuvenecimiento de la capa superior de la piel dañada para retrasar cada vez el envejecimiento y mejorar su aspecto general.


Si usted desea más información al respecto, consúltenos, somos
RD Laser Skin Solutions en Houston, TX. 713- 266- 2569